18 de dic. de 2010

El reconocimiento de los buenos docentes

Denisse Vaillant, PREAL

Una estrategia para elevar el status de la profesión

La investigación reciente muestra que si bien la remuneración y los incentivos monetarios constituyen factores importantes en la determinación de los status profesionales, las motivaciones de los maestros y profesores para ingresar y permanecer en la docencia reciben también una fuerte influencia de reconocimientos no monetarios. Un documento del Grupo de Trabajo sobre Desarrollo Profesional Docente del PREAL (GTD-PREAL) da cuenta de iniciativas de reconocimiento de la docencia efectiva en diversos países, y compara las implementadas en América Latina.

La escasa valoración que recibe la profesión docente en América Latina es hoy un problema recurrente. Un estudio realizado por el GTD-PREAL en 2006 mostró que entre los docentes de siete países de la región había un sentimiento de pérdida de prestigio y deterioro de su imagen frente a la sociedad, lo que se traduciría, entre otras cosas, en el decreciente número de bachilleres talentosos que optan por la docencia. En otro estudio, casi dos terceras partes de los docentes de cuatro países encuestados declararon sentirse poco apreciados y se mostraron dispuestos a abandonar la docencia.

En este contexto, los premios a la docencia efectiva cobran especial relevancia. Esto tiene sentido especialmente si se enmarcan en las relaciones existentes entre “calidad de vida” (o bienestar) y los incentivos no monetarios que apuntan a elevar el prestigio y la reputación social de la profesión. Más aun, algunos estudios muestran que los reconocimientos no vinculados directamente al salario pueden tener importantes efectos sobre el desempeño de los docentes y, en última instancia, sobre los aprendizajes de los estudiantes.

Diversos países han implementado iniciativas que fortalecen el componente no monetario del reconocimiento a los maestros. Ejemplos de ello son: en Estados Unidos, el National Teachers Hall of Fame, el Golden Apple Awards for Excellence in Teaching, Milken National Educator Award, NEA Foundation Awards for Teaching Excellence, American Stars of Teaching, Outstanding Young Educator Award Program y National Teacher of the Year. En Australia: National Awards for Quality Schooling y Australian Scholarships Group, y los premios del Australian College of Educators. En el Reino Unido, los Teaching Awards. En Canadá, Premier’s Awards for Teaching Excellence (Ontario), el premio a la docencia entregado por la Ontario Teaching Federation, y el Excellence in Teaching Awards Program de Alberta. En España, los Premios al docente de la Fundación Milenio.

En América Latina, si bien las experiencias son más recientes, hay iniciativas promisorias desde la sociedad civil para reconocer a los docentes efectivos. Ejemplos de esto son el Premio Educador Nota 10 en Brasil; el Premio Compartir al Maestro en Colombia; el Premio Maestro 100 Puntos en Guatemala; el Premio Maestro que deja Huella en Perú; y el Premio ABC en México. Todos buscan jerarquizar socialmente la figura del maestro a través de la realización de un evento que premie a los docentes más efectivos; e identificar y difundir experiencias exitosas de trabajo docente.

Resumido de “El reconocimiento de la docencia efectiva: la premiación a la excelencia”, de Denise Vaillant y Cecilia Rossel. Documento de PREAL. Nº48, noviembre 2010. Tomado de Sinopsis Educativa/ Noviembre 2010 N| 29. PREAL.

Vea el documento completo en la parte inferior del blog.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada