23 jul. 2010

¿Por qué y para qué construir criterios de buena docencia?


Alianza Interinstitucional de
Desempeño Docente en el Perú


Edmundo Murrugarra Florián
Miembro del Consejo Nacional de Educación
Miembro de la Mesa Interinstitucional de Buen Desempeño Docente


¿Por qué? Porque si el país y el mundo vivimos otra vez el desconcierto, al constatar que el modelo de desarrollo que difundió la dominación colonizadora amenaza a la misma vida humana. Porque si el colapso de la ética en la vida pública golpea la confianza en la posibilidad de convivencia humana. Y porque avanzan el autoritarismo y la violencia, el neurótico consumismo sin importar la destrucción de vida, sueños y alegrías, entonces corresponde que quienes tenemos la tarea educar asumamos nuestra responsabilidad profesional y ciudadana.

Por eso, desde nuestras escuelas hasta el nivel nacional, empezamos a congregarnos para identificar fortalezas, debilidades y paralizantes marcas coloniales, para que, junto a los pueblos, volver a imaginar la utopía, el mito, los ideales del buen vivir y del buen enseñar. Imaginar el Allìn Kausay y del Allín Yachay de estos tiempos, como, para el suyo, lo hicieron los pueblos indígenas andino amazónicos que construyeron su Allín Kausay todavía admirado por la humanidad en muchos aspectos. Definir lo que niños y jóvenes deben y quieren aprender para vivir el siglo, o sea el currículo, y definir cómo hacerlo, o sea los criterios de la buena docencia o buen desempeño profesional. Este congreso se centrará en lo último. Vendrán otros para lo primero.

¿Para qué? Porque universidades y pedagógicos del Ministerio de Educación para hacer currículos para formar maestros tienen que recoger de estos las enseñanzas de su rica experiencia, tienen que leer el mundo a través de las voces e ilusiones de niños, jóvenes y adultos, y tienen que recoger los requerimientos de los millones de trabajadores, productores y empresarios que son, a fin de cuentas, el mejor jurado evaluador de aprendizajes escolares. No lo hacen ahora, salvo excepciones. Para dialogar y concertar la formación de maestros con esas instituciones necesitamos construir los consensos de lo que es un buen docente y cómo formarlo.

Porque desde hace ya más de dos décadas el Ministerio de Educación evalúa maestros con métodos típicos de la fracasada educación tradicional. Capacidades lógicas y analíticas de textos y matemática son insumos necesarios pero no son su esencia, o sea, la capacidad de construir, con amistosa pero firme y terca ternura, la atmósfera de confianza de los estudiantes en sí mismos. Confianza que alimentará su hambre de saber y abrirá su corazón y entendimiento a la valoración de la herencia de sus ancestros indígenas, a la aclimatación de aportes culturales de otros pueblos y a la producción de conocimiento con la elaboración teórica de su propia práctica. Por este camino el magisterio podrá iniciar una nueva relación con los pueblos y con el Estado y el Ministerio de Educación para los temas de formación, evaluación del desempeño laboral y la vinculación con la carrera y el salario.

Aprendemos a concertar

Para esta tarea, el CNE y su Comisión de Educación Básica y Desarrollo Magisterial tuvo el concurso siempre listo de Foro Educativo a través de su línea de Educación en Áreas Rurales y Desarrollo Docente. Y la convocatoria de ambos permitió constituir la Mesa de Buena Docencia con las organizaciones del magisterio, SUTEP y Colegio de Profesores, universidades públicas y privadas, organismos de desarrollo del sector educación e instituciones de la cooperación internacional. Finalmente, tuvimos la acogida del Gobierno Regional de La Libertad y de la Asamblea de Gobiernos Regionales que poco a poco asumen este nuevo tipo de tareas, ahora en su jurisdicción.

Iniciamos el 2009 con videoconferencias internacionales sobre la evaluación del desempeño docente. Continuamos ahora con este primer Congreso Pedagógico de Trujillo. Y junto a los maestros seguiremos en la recuperación de su dignidad profesional y ciudadana que permitirá una nueva relación con sus estudiantes y sus familias y con los pueblos para transformar la escuela y, por ese camino, el estado y al país, tras la utopía de cambiar el mundo.

Fuente: Contacto Foro No. 182 (Jun-Jul. 2010)
Publicación de Foro Educativo. Año XIII

No hay comentarios:

Publicar un comentario